Página personal

   

Diario - 6 de Septiembre del 2012

Posted by estebanlc_rock On jueves, 6 de septiembre de 2012 1 comentarios



Soy de los que creen que todo ocurre por algo, que todo tiene un sentido en esta vida pero es incomprensible a la razón o a la vista humana. Tal vez los diversos mundos creados por cada uno de nosotros no se rijan a partir de deseos. Es horrible observar como el reconocimiento se queda a mitad de camino, todo aquello que luchaste, entregaste y sacrificaste ha sido en vano.

Increíble la verdad de todo esto pues, tengo que decirles algo, tal vez no suene muy alentador, pero aquí va: "pocas palabras pueden destrozar tu mundo en pocos segundos" terrible no es cierto?.

Soy de ver el lado bueno y malo a las cosas y opino que en ciertas ocasiones reprimir sentimientos es algo bueno. Estoy convencido que las cosas negativas no hay que ponerlas sobre la mesa, por la sencilla razón que no es para nada productivo. Eso sí, al menos que tus sentimientos estén gritando e implorando abrirse por tu garganta y terminar expulsados por la boca logrando únicamente la descarga de tensión. Es inevitable hacer la comparación del cuerpo humano con una maquina que se sobrecarga, ya sea de energía o información que no pueda procesar. O en muchos casos ciertos procesos que deben liberarse para desbloquear el sistema.

Medir las palabras es algo que aprendí de muy chico. Nunca me gusto hacer sentir mal a nadie por placer propio. Mas ahora entiendo mi comportamiento al recibir esas "palabras" que alguna vez tanto reprimí yo.
Tan fácil para algunos, tan difícil para otros. El esfuerzo nunca debe ser en vano saben.

Esta bomba de tiempo tiene que consumirse dentro de mí, debe terminar ahora mismo porque temo las consecuencias como a nada en el mundo. Y lo único que puede ser peor es destruirme yo mismo, con mis propias acciones desmedidas. El control debe prevalecer.

1 comentario:

Drark dijo...

Genial análisis Estevy... Es algo que ultimamente me puse a pensar también. Porque... hasta qué punto uno debería dejar de reprimir palabras? cual es el punto en donde deja de ser beneficioso? hasta que punto comienza a ser tan dañino para uno que podría perder el control y comenzar a actuar justamente como no se quería?
A veces me imagino largandole las palabras que se merecen a unos cuantos de esa forma tan directa para que no les de ganas de hacer aquello nunca más, es un tanto chistoso no crees? imaginarselo. Pero es que uno a veces cree sin saberlo bien del todo, estar haciendo un "bien mayor". Y que problema cuando la motivación se vaya, y que será si uno se cansa?
Posiblemente tu post vaya en referencia de muchas cosas que no tango idea, pero en cierta medida tendra su poca relación, eso espero. Saludos. El control debe prevalecer... es lo que nos diferencia..

Publicar un comentario